San Valentín, ¿cuál es el mejor regalo?

Por San Valentín, un reportaje de fotos para ti.

En la profesión fotográfica relacionada con las bodas le debemos mucho a San Valentín. Acumula méritos para invocarle como nuestro patrón: inspira afectos nuevos y confirma los pendientes, protege a los enamorados y, en ocasiones, alumbra bodas de las que nosotros dejamos testimonio gráfico para el futuro.
San Valentín, ¿cuál es el mejor regalo?

En realidad el agradecimiento es compartido con Galerías Preciados, aquellos almacenes que en el lejano 1948 recuperaron para España una tradición extendida ya en las Américas del Norte y del Sur. Por aquella época sus anuncios motivaban el regalo propio de San Valentín como «una sonrisa de la vida, un placer del espíritu, un sistema de distinguir a quien apreciamos y, en suma, un sentimiento de la cultura». No está nada mal como reclamo publicitario para incentivar la práctica de lo que esos mismos anuncios describían como «la elegancia social del regalo».
Actualmente ya no somos tan ceremoniosos y formales en la denominación de las cosas, pero lo que sin duda perdura sin que el transcurso del tiempo haya alterado en nada su esencia, es el sentimiento que envuelve los regalos en una fecha tan señalada. Regalarle algo a tu compañer@ es siempre un acto en el que le expresamos a la persona amada que la queremos y con el que renovamos nuestro más íntimo enlace. Y lo hacemos con un detalle que adorna el compromiso compartido. El regalo es, por tanto, un símbolo cuyos efectos en el otro serán mayores cuanto más tacto, tiempo y selección le dediquemos. Porque acertar con el regalo ayuda, sin duda, a superar los titubeos de una relación en sus inicios, a consolidar la que perdura o, simplemente a servir de punto de apoyo para sacar de la rutina a la que transcurre sin emociones.
Aprovecha San Valentín para decirle con un regalo a tu persona amada que la quieres, que tu relación con él/ella es importante y que apuestas por seguir caminando juntos.
¿Y aún no sabes que regalar? ¿Sólo piensas en los típicos regalos y no encuentras nada original? Piensa en una sesión de fotos como alternativa. Sorprenderás, sin duda.
Hay mil formas de hacerla: desde una sesión de fotos boudoir enseñándole tu lado más sexy, hasta una sesión en pareja en un sitio especial como el lugar en el que os conocisteis, donde os pedisteis en matrimonio o donde os prometisteis amor eterno. O si quieres ir más allá, pídele matrimonio a tu pareja mientras la cámara captura ese mágico momento ¿Qué tal unas fotos de vosotros dos con vuestra mascota o mientras simuláis en medio de una guerra de pinturas? ¡¡Diversión asegurada!! Cuéntanos tus ideas y crearemos la atmósfera que buscas.
Y si no tienes pareja, no te prives de celebrar San Valentín. Date un homenaje con una sesión personal y proclama al mundo y a todas las parejas que en él habitan, que también se puede vivir muy bien sin pareja.
Porque, como decían en aquella publicidad antigua, un regalo por San Valentín es una manera de sonreír a lo mejor de nuestras vidas.
Felicidades a todos los enamorados.

🙂

Share Button

Post a Comment

Your email is never published nor shared.